El ingeniero Enzo Amezcua informó que la semana pasada se realizó la cosecha de cebolla, estimada en veinte bolsas –alrededor de 300 kilos-  que serán comercializados por miembros de la institución educativa. “La cebolla es un alimento muy presente en la mesa familiar para todo tipo de comidas, por lo que pensamos que va a tener salida el producto”, explicó.

Ante la situación del contexto de aislamiento social preventivo y obligatorio establecida en el mes de marzo de este año, el docente comentó que “al comienzo de la pandemia con los colegas no sabíamos si hacerlo o no, pero comenzamos en abril con la siembra en almácigos, y luego trasplantamos al campo experimental del Colegio en fines de mayo”.

“Todo lo realizado fue gracias al aporte de los técnicos Asistentes de Campo que colaboraron  en el trabajo que normalmente realizan los alumnos durante las prácticas”, resaltó.

Es importante mencionar que el proyecto fue encarado por los ingenieros Normando Villafañe y Enzo Amezcua. Y colaboraron durante el proceso los técnicos Caliva, Chavasseaux  y Chandía. En tanto, durante la cosecha participaron los ingenieros Norma Maldonado, Sebastián Huerta, Mónica Guerrero, Eduardo Arias y los profesores Fabián Sosa, Mónica Gatti y Mariano Mercado.